datos biométricos

En la actualidad es muy usual que los teléfonos celulares que se encuentran en el mercado contengan un sensor especial de datos biométricos para el bloqueo de los mismos, entre los más populares se encuentra el sensor de reconocimiento facial, de iris, de voz y de huellas dactilares.

Ahora bien ¿Qué tan efectivo es usar nuestros datos biométricos como medida de seguridad para acceder a nuestro dispositivo?

Los rasgos biométricos con los que contamos son irrepetibles, ya que se derivan de diferentes patrones. Cómo dato importante, uno de nuestros rasgos más característico y complejo para este tipo de seguridad es el iris, por lo cual es uno de los métodos más seguros, aunque con ciertas debilidades en cuanto a los sensores, ya que se presentan inconvenientes con personas que utilizan algún tipo de lente.

Continuando con la pregunta, es difícil pero no imposible que algún ciberdelincuente tome posesión de nuestros datos, y si llegara a suceder ten en cuenta que estos datos son irremplazables y no se pueden modificar, siendo uno de los problemas más grandes al que nos podríamos enfrentar. Al quedar expuestos nuestros datos nos vemos potencialmente vulnerables a fraudes, pues debemos recordar que algunos trámites personales como el pasaporte, visa, e-firma, etc., hacen uso de estos datos.

Ahora bien, es probable que te preguntes, ¿Dónde están guardados nuestros datos cuando los registramos en nuestro dispositivo? Nuestros datos se encuentran bajo el Reglamento general de protección de datos (RGPD, o GDPR por sus siglas en inglés), por lo cual, los creadores de dispositivos móviles con algún tipo de sensor de datos biométricos optan por solo registrar los datos en el chip de seguridad del teléfono móvil, evitando así ponerlos al alcance de terceros.

A cada persona nos queda la tarea de no dejar estos registros al alcance de cualquier persona, por ejemplo, cuando cambiamos de teléfono celular, algunos optan por vender su teléfono antiguo, para ello es muy recomendable formatearlo, de igual modo, cuando se lleva un dispositivo a alguna reparación, se recomienda generar una copia de seguridad y a partir de ese momento eliminar todos aquellos datos que puedan poner en peligro nuestra identidad.

En realidad, creo que a todos se nos hace más práctico el registrar nuestra huella dactilar en nuestro teléfono móvil para acceder al mismo, pero no debemos descartar que es más seguro el uso de una contraseña a base de letras, números y signos especiales, así si alguien llegara a descubrirla tenemos la oportunidad de modificarla, sin embargo, con nuestros datos biométricos esa oportunidad de cambiar o modificar no es siquiera una opción.

Recuerda que los datos personales son principalmente nuestra responsabilidad; con esto espero haber resuelto estas dudas, de no ser así puedes contactarnos a través de nuestras redes sociales o escribir en nuestro blog, será un placer atenderte.

Gracias por leernos, hasta pronto.

Isamar Carriles

Ingeniera en Sistemas Computacionales por el Tecnológico Nacional de México, con especialización en Aplicaciones en entorno web y móvil. Cuenta con inclinación profesional hacia las Redes Computacionales y manejo de bases de datos para el diseño de sistemas empresariales sobresalientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *