CAll Us: 01 800 836 71 30 Live Chat   Login

La ley Fayad y su rotundo fracaso

Hace unas semanas el Senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Omar Fayad, presentó una iniciativa de Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos; donde una vez más, se confirma la falta de conocimiento que presenta buena parte de la clase política mexicana en materia de tecnologías de información y telecomunicaciones.

Recordemos que no es la primera vez que esto ocurre; el año pasado la famosa Ley secundaria en materia de telecomunicaciones, pretendía hacer exactamente lo mismo: la censura del único medio de comunicación en donde se encuentra la mayor diversidad de opiniones y se le da voz al ciudadano, la Internet.

Es cierto que existen personas que hacen mal uso del medio, existen verdaderos delincuentes virtuales, pero en el mundo real la delincuencia es aún mayor y solo usan el medio como otra herramienta para cometer delitos, sin embargo, a la fecha en México solo el 51 por ciento tiene acceso a esta tecnología.

También debemos reconocer que los casos como, acoso, hostigamiento, intimidación y agresión han aumentado, pero no podemos y no debemos culpar solamente a una valiosa herramienta como es la red de todos estos problemas que han existido siempre.

La “satanización” de la Internet por parte de la clase política, tiene una razón de ser, ya que las personas que más ataques reciben, son las figuras públicas, entre ellas los políticos; su eterno intento de censura se puede deber en primera instancia a la opacidad en el proceder de la mayoría, hace dos décadas la difusión de un escándalo de los gobernantes se podía controlar fácilmente sobornando a uno o más medios, hoy es más complicado sobornar a 50 millones de mexicanos.

El buen uso que se la da a la red, dependerá de la educación que inculquemos a los más jóvenes, recordemos que es un mundo alterno, muy complicado de legislar por su propia naturaleza; es un lugar que no existe en ningún sitio, pero al final siempre está ahí, con nuevos horizontes por descubrir.

About the Author

Leave a Reply