CAll Us: 01 800 836 71 30 Live Chat   Login

El fiasco de IAVE

Para el primero de agosto, Caminos y Puentes Federales se dieron a la tarea de hacer el cambio para su ya conocido sistema de pago automático IAVE; el cual, que como suele pasar en nuestro bello país, reflejo una falta de previsión y organización por parte de CAPUFE.

El reclamo justificado de los usuarios no se hizo esperar, ya que lo que ocasionó toda esta serie de situaciones, se encuentran las siguientes:

  • Falta de difusión: muy poca difusión ha tenido este cambio, apenas semanas atrás se empezó a escuchar en distintos medios el cambio, sin mayor información de cómo proceder al respecto.
  • Poco tiempo de canje: Derivado de la poca y mala difusión, se originó que no hubiera el tiempo suficiente para que todos los usuarios hicieran su canje.
  • Pocos puntos de canje: En su gran mayoría los puntos de canje están disponibles solo cerca de las casetas, ocasionando largas filas de vehículos y de usuarios.
  • Migración automática: Un sistema tan usado por miles de mexicanos, no puede cambiar de un día para otro solo porque si, se requieren miles de pruebas y hacer una migración parcial, ningún sistema tan extendido debería suspenderse su uso ya que cientos de variables se deben contemplar antes de ponerlo como denominamos en sistemas “en producción”.
  • El proceso de activación: ok, ya obtuve mi nuevo TAG, a la orilla de la carretera, ahora para activarlo, necesito una computadora para entrar a internet, ¿Cómo lo hago?, además de que debido al poco tiempo, la saturación del portal de activaciones, ocasionaba caídas constantes y prolongadas.

Con estos datos se comprueba una vez más que las autoridades se imponen plazos que no son capaces de cumplir; derivado de esto, CNN informó, que a partir del día 10 de agosto se podrá hacer uso de la antigua tarjeta, lo que de ser cierto implica doble gasto para quienes ya adquirieron la nueva tarjeta IAVE que por cierto se llama igual.

Faltaría conocer cuales fueron las causas verdaderas para hacer este cambio y sobre todo la premura de hacerlo, ya que hay cosas que son verdaderamente más urgentes que no se ejecutan en tan poco tiempo.

About the Author

Leave a Reply